El desarrollo de páginas web, al igual que muchas otras profesiones, se ha convertido en una actividad generalista que cualquiera puede hacer. O al menos eso creen algunos.

Cada vez es más fácil encontrar soluciones relativamente económicas para tener una página web auto-editable por lo que uno mismo puede contratar un espacio web, elegir entre la serie de plantillas que el servicio en cuestión ofrezca y publicar sin complicaciones su propia página web.

Está claro que para muchas personas esto es más que suficiente, ya sea simplemente por conformismo o por que realmente no utilizan su web para vender sus servicios o productos. También se suele dar el caso en el que la persona se da cuenta de que no puede hacer realmente lo que quiera con dicha página web, o que necesita más características que las que le ofrece el servicio contratado. Ese es el momento en el que puede “contratar” a su familiar de confianza (llámese sobrino, cuñado, primo, etc.) que puede buscarle un alojamiento, comprar un dominio que satisfaga sus necesidades y montar una plantilla de WordPress que sea bonita.

Con esto y un maravilloso plugin llamado WooCommerce, podrá conseguir una tienda online en pocos minutos con la que venderá sus productos a todo el mundo. Siempre que tenga idea de cómo llegar a todo el mundo.

Vamos a montar un negocio online

Se ha vendido la idea de que tener tu propia página web es fácil y a la vez barato, pero en realidad cada vez es más costoso realizar una web de calidad. Sí, es cierto que cualquiera puede montarte un WordPress en 5 minutos pero ese paso es ínfimo respecto a todos los pasos que se deben dar para conseguir una web que realmente te diferencie de tu competencia. Cualquiera puede coger una plantilla y personalizarla según tus gustos, pero tal vez no es eso lo que necesitas para desarrollar tu negocio.

Con todo esto no estoy diciendo que WordPress no sea una opción viable para crear tu página web, al contrario, lo que estoy intentando explicar es que se necesita analizar tus necesidades para determinar qué tecnología debes utilizar según los requerimientos de tu proyecto.

El Elemento Diferenciador

En la agencia, cuando empezamos un nuevo proyecto, pasamos mucho tiempo recopilando información, aprendiendo sobre la actividad del cliente en cuestión, averiguando cuales son sus preocupaciones a la hora de desarrollar el proyecto y finalmente, ideando posibles soluciones para los problemas del mismo. Todos los trabajos requieren una serie de procesos para desarrollarse, de los cuales no se puede prescindir.

Parte del trabajo inicial que se realiza es el análisis de la competencia que identifica las cosas que se están haciendo bien y las cosas que se están haciendo mal para mejorarlas (tanto las primeras como las segundas), y poder destacar frente a tus competidores. Para ello ideamos una estrategia a seguir en todos los aspectos de tu negocio y desarrollamos una serie de características especiales con las que dotar tu producto final que realmente serán un elemento diferenciador.

La implementación de estas características especiales no suele ser tarea fácil, más que nada por que requiere mucho esfuerzo introducir novedades en la utilización de un producto de una manera distinta a la que siempre ha sido concebida. La adopción por parte de la sociedad de una innovación, sea en el campo que sea, no es automática. La propia sociedad determina si una innovación es merecedora de ser introducida en nuestra vida diaria. Solamente tenemos que mirar al smartphone que llevamos en el bolsillo o las denostadas Google Glass para tener constancia de que esto es inevitablemente cierto. Mientras que el primero se introdujo fácilmente en nuestro día a día de una manera natural, nadie se acuerda de las Google Glass, el objeto geek por antonomasia.

Para que la gente adopte estas nuevas características y las utilice, primero hay que detectar cuales van a ser los usuarios potenciales y a continuación hay que dar a estos la información necesaria de la manera apropiada. Hay que tener en cuenta que el tiempo en la implementación de una nueva característica puede variar entre unos segundos a unos pocos años para según qué tipo de usuarios y según las características de lo que se quiera implementar y la complejidad de la introducción de la innovación en el imaginario social.

innovacion-productos-digitales

Para la introducción tenemos que identificar todos los tipos posibles de usuarios a los que vamos a hacer frente. Procedo a realizar una explicación de los tipos de usuarios que si bien son más típicos del tipo de usuario de productos tecnológicos, considero que son aplicables al campo de la innovación en general:

  • Innovadores: En primer lugar están los innovadores. Son los primeros en adoptar dicha novedad y utilizarla antes que nadie. Son los primeros en comprar el nuevo iPhone o el nuevo Apple Watch y normalmente están al día de las novedades en tecnología además de tener ingresos elevados en su trabajo. Debido a esta posición social no les molestará echarse atrás en la utilización de dicha novedad si al final resulta que su uso no se extiende.
  • “Early Adopters” o Usuarios pioneros: Son usuarios que a pesar de conocer dicha innovación antes de lanzarla no han empezado a utilizarla desde el principio aunque no han tardado demasiado en hacerlo. Necesitan ver la utilidad real de la innovación antes de empezar a utilizarla para justificarse. Al igual que los innovadores suelen tener ingresos elevados y posiciones sociales acomodadas.
  • Mayoría temprana o pionera: Estos usuarios toman como referentes a los usuarios pioneros aunque tardan mucho más que estos últimos en adoptar una innovación. Este segmento de usuarios tiene ingresos menores que los usuarios pioneros o los innovadores por lo que son menos propensos a adoptar una innovación si no está suficientemente probada su utilidad.
  • Mayoría tardía: Los usuarios de este segmento se muestran escépticos sobre los beneficios y utilidades de las innovaciones hasta que los usuarios pioneros y la mayoría temprana las han adoptado con éxito en su gran mayoría. Normalmente disponen de ingresos bajos y poca influencia entre los usuarios de su grupo.
  • Rezagados: Este segmento de usuarios normalmente no adopta las innovaciones por propia voluntad, sino que se ven forzados al cambio. Normalmente disponen de ingresos bajos y poca influencia entre los usuarios de su grupo.

La introducción de la innovación

El primer paso en el proceso de introducción es el dar a conocer dicha innovación. Tiene que ocurrir algo que haga que los innovadores y los usuarios pioneros tengan constancia de esta innovación. La innovación se da para solucionar un problema existente pero, ¿son conscientes tus usuarios de esto?, tal vez para ellos no haya problema alguno. La manera de comunicar esto depende mucho de nuestro negocio y del punto de vista que se quiera aplicar para darla a conocer, reconociendo un problema existente o dándole un enfoque de modernidad y de cambio simplemente por ser cool y moderno.

Si ya se tiene un negocio o producto en funcionamiento, se tiene la ventaja de poder aprovechar la existencia de una base de datos de usuarios a los que informar de estos cambios mediante las distintas vías de comunicación que ya se disponga, ya sea mediante una newsletter, un post en el blog o mediante redes sociales. Se debe publicitar de una manera que refuerce las ventajas de utilizarla o cómo soluciona un problema existente en la anterior versión. Dependiendo del negocio o producto, también se puede ofrecer esta innovación de manera gratuita para los usuarios existentes, de esa manera es más que probable que empezarán a utilizarla desde el minuto cero y servirá para obtener innovadores y early adopters muy rápidamente.

En cambio si tu producto o servicio digital es nuevo, la manera de publicitar tu elemento diferenciador se tendrá que realizar de manera distinta, ya sea con anuncios en diversos medios digitales, ofreciendo pruebas gratuitas a usuarios de productos similares, ofreciendo el producto a redactores de medios relacionados con tu negocio, etc.

En el siguiente artículo veremos el siguiente paso en la introducción de la innovación, el cual es convencer a tus usuarios potenciales de que empiecen a utilizar dicha innovación.