En las noticias hemos estado oyendo bastante hablar de los papeles de Panamá y la implicación de las empresas. Así que se me vino a la cabeza un artículo, no os preocupéis, que no va sobre creatividad contable, sino de las empresas que utilizan la creatividad para innovar en su campo. Porque cuando hablamos de innovación, ¿a qué nos referimos?

Sin dudas, la innovación no es sólo una palabra -por supuesto desde mi opinión- sino que es un estilo de vida. Cada acción que realizamos en nuestra vida es susceptible de tener un componente innovador. Por eso estuve pensando en algunas características que deben tener las empresas innovadoras, y que va mucho más allá del Design Thinking y del I+D+i. He intentado enumerar algunas de las ideas o características:

1-Empresas orgánicas

Social: En cada momento la sociedad sin saberlo está pidiendo redefinir ciertos procesos, es más es algo lógico y necesario para cualquier sociedad que esto suceda. Por eso como empresas debemos estar atentos a lo que sucede a nuestro alrededor. Pero no va de leer noticias o estar informado de cuáles son las herramientas nuevas de moda. Sino de saber cómo están cambiando las necesidades de la sociedad en cada momento, saber si la herramienta de moda, además de traer una bonita interface de usuario nueva, está generando nuevos hábitos en los consumidores o un nuevo tipo de interacción entre ellos.

Cultural: Un cambio en la cultura de las empresas, es la forma más eficiente de inculcar la innovación en las mismas. El problema como en casi todo, es la resistencia al cambio, así como el cortoplacismo al que nos va abocando el día a día de los negocios. Si cambiamos todos, cada uno desde su prisma, podemos mejorar muchísimo la visión global de la empresa, porque el departamento comercial no tiene la misma visión que el departamento de producción y viceversa. Por eso es fundamental que se enseñe desde adentro que el cambio es bueno y que la creatividad e innovación son parte troncal del trabajo y del espíritu de la empresa. Sólo así obtendremos innovaciones reales.

Personal: A nivel personal, cada persona de la organización debe palpar el espíritu innovador y creativo de la empresa. Porque en esto no se puede se mezquino, ya que la creatividad no se puede fingir o sólo se puede fingir un rato. Es importante que las personas que componen el equipo sepan que pueden aportar soluciones y que estas pueden ser lo ortodoxas que ellos determinen. Ya después a nivel estratégico se podrán tomar las soluciones que se estimen oportunas, pero sin esa chispa que nos aporta la creatividad, estamos abocados en caer en lugares comunes, que son los lugares donde se mueven los mediocres y eso no lo podemos permitir bajo ningún concepto.

2-La Innovación en la cadena de Valor

A la pregunta: ¿En qué momento es susceptible de incorporarse la innovación a los procesos de una empresa? o mejor ¿cuándo es necesario innovar? La respuesta es…SIEMPRE, bueno siempre que sea lógico. Cualquiera de los procesos de la empresa pueden ser repensados o replanteados. Me acuerdo cuando en una consultoría a un complejo hotelero, a uno de los profiles con los que trabajábamos le hicimos ahorrar 4 horas semanales en procesos. El éxito no fue ese realmente, sino que eso hizo que el resto de procesos que estaban asociados al mismo también se beneficiaran y al final de la cadena de valor habíamos ahorrado unas 18 horas. Por eso no es importante el cuándo, sino el cambio que vamos a generar a partir de ese cambio.

3-Rentabilidad de la Innovación

El punto más complicado para las empresas, es el de la rentabilidad que puede super una mejora en los productos o servicios que vende. Porque hay que tener en claro, que toda innovación debe estar pensada para funcionar en los 3 diferentes niveles, a corto, medio y largo plazo. Todo empresario quiere saber cuándo va a rentabilizar la inversión en determinada máquina o en determina expansión. Pues por eso debemos saber que cualquier cambio o innovación que planteemos debe estar acompañada de resultados a corto, que generen confianza en el cambio, ya que sin esa mínima confianza todo el proceso puede verse comprometido, y os lo digo por experiencia, un directivo que no ve nada a corto casi siempre empieza a levantar el pie del acelerador.

4-Innovación Tangible

Se habla mucho o hemos hablado mucho de innovación, de cómo las empresas pueden mejorar su rendimiento de esta forma. Pero la innovación ¿es algo tangible? ahora que hemos vuelto a términos de 2007 como la Transformación Digital.  Sabemos ¿qué es innovación? y ¿cómo afecta a nuestro día a día?. Las empresas venimos transformándonos todo el tiempo, muchas veces a la fuerza para poder seguir siendo competitivos. En una de las cosas que estoy trabajando en la actualidad es de cruzar justamente esas cosas, la necesidad de innovar de las empresas y la realidad de la tangibilización de estás innovaciones en productos reales y que generen mayores beneficios para las empresas.

A día de hoy y después de haber creado varias empresas, tengo claro que la innovación es el camino, pero si algo aprendí, es que debe estar acompañada de una visión realista de las tecnologías pero sobre todo del entorno en el que se va a aplicar. Porque lo que realmente complicado de la innovación, es saber o estar en el momento justo en el lugar indicado. Por eso es muy importante todas las cosas que he expuesto antes. Ya que innovar es un proceso diario, que debemos tener interioridad de dentro de la organización hacía fuera y que debe ayudarnos a estar mejor preparados para cuando llegue el momento.

5. De la apreciación a la creación

Este último punto creo que es el fundamental para cualquier Empresa Creativa, y es pasar de la apreciación a la creación. Las dos cosas son fundamentales, porque en la apreciación podemos descubrir y valorar las cosas que hacen otras empresas y al momento de crear podemos hacerlo habiendo evaluado el contexto. La creación es la suma de varias cosas como la creatividad individual, la destreza técnica para llevar acabo un producto o servicio, pero sobre todo la mezcla de apreciación y creación genera un sentido crítico, que nos ayuda a ser mejores profesionales y no conformarnos con lo obvio.