Son muchos los que piensan que la gestión de los datos es una moda pasajera. No es así. Hoy por hoy se han convertido en una ventaja competitiva. ¿Dónde está tu empresa? ¿Hacia dónde va tu negocio?

Hay una máxima en esta transformación que tu negocio debe tener en cuenta: Analiza el proceso de compra de tus clientes.

Uno de los principales desequilibrios que suceden en el mundo con la transformación digital es que las cosas ya no ocurren bajo nuestros pies, sino sobre nuestras cabezas. Los hábitos de consumo han cambiado. Existen muchas menos barreras y más proyectos empresariales. Las estrategias de comunicación de la mayoría de los negocios transitan de la unidireccionalidad a la bidireccionalidad, aspecto que provoca que nazcan nuevos modelos de negocio. El usuario, cualquier usuario, demanda innovación para mejorar su calidad de vida. Pero, ¿dónde están y hacia dónde van las empresas? ¿cómo deben gestionar de forma optimizada y personalizada los datos, para vender más y que su competitividad aumente?

A continuación te explicamos cuáles son, bajo nuestro conocimiento y know-how, las claves de la digitalización en el ámbito empresarial.

1. Dispositivo móvil

El móvil es el dispositivo, no ya del futuro, sino del presente, para hacer negocios.

El 70% del tráfico de usuarios que navega por Internet llega a través del móvil. Porcentaje que denota que los hábitos de consumo están cambiando.

La evolución en el uso de la Red ha transformado el modo de oferta de las empresas. Las compañías deben analizar el proceso de compra de sus clientes para conocer sus gustos y ofrecerles lo que buscan, sin necesidad que ellos pierdan tiempo en la navegación.

Esto supone saber escuchar, analizar las tendencias de los clientes y tener la capacidad para cambiar.

Para que una compañía se transforme digitalmente, primero, tiene que conocer sus objetivos, segundo, ubicar dónde están sus clientes (qué páginas consumen y en qué redes sociales se mueven) y, tercero, evaluar las herramientas online adecuadas para obtener una mayor competitividad.

El móvil es el dispositivo del futuro para hacer negocios. Toda transformación empresarial que tienda hacia la digitalización móvil va por el buen camino. Un ejemplo claro: dos billones de personas tienen una Coca-Cola al día en la mano, y un móvil en la otra. La clave es cómo combinarlos.

2. Conocimiento digital

Es importante que las empresas compartan tiempo con emprendedores y startups.

Las pequeñas y medianas empresas son las que mayores dificultades tienen para subir al tren de la nueva era digital. Tenemos que formarnos digitalmente. Sin embargo el conocimiento no está en las aulas. Existen miles de herramientas en la Red, lo importante es conocer aquellas que sirvan para nuestro negocio.

Es importante que las empresas compartan tiempo con emprendedores y startups. Son los que tienen ideas innovadoras en el mercado y ayudan a las compañías. La clave de la transformación digital radica en que las pymes se acerquen a las firmas tecnológicas.

Dentro de 10 años habrá mas de un millón de puestos digitales sin cubrir. Y quienes tengan los conocimientos adecuados serán quienes se lleven el gato al agua.

3. Reputación

En la actual economía mundial cada vez hay menos barreras empresariales, y mayor número de proyectos. Las empresas se mueven por proyectos. Hay muchas personas que ya no tienen un empleo fijo, sino que trabajan por planes. Surge, por tanto, la economía colaborativa, que otorga de mayor flexibilidad a las compañías.

En este contexto, cliente y empresario adquieren un valor añadido, por lo que debemos cuidar la estrategia de comunicación bidireccional. Es clave trabajar la reputación profesional, así como la personal, porque ambas se encuentran fusionaras de un tiempo a esta parte.

4. Marca

Las conversaciones de la comunidad online en torno a la marca de una empresa son cada vez mayores. La detección de fans y referidos que hablan bien de una firma es transcendental para aprovechar sus niveles de influencia sobre otros potenciales clientes.

El feedback entre consumidores aumenta en la Red, por ello hay que vigilar los mensajes que lanza la empresa y los que se dan entre los usuarios, para saber qué piensan de un negocio.

La comunicación bidireccional propicia, al mismo tiempo, nuevos modelos de negocio.

5. Big Data

La detección de fans que hablan bien de una firma es transcendental.

Las empresas viven una época de revolución buscando datos para no quedarse al margen del boom digital. Sin embargo, son necesarios jóvenes especialistas en la digitalización de la información. Los datos son el petróleo de la información.

El sector del Big Data se ha democratizado en España. Las compañías españolas cuentan con un buen ecosistema, con herramientas democratizadas, abiertas al público. El único problema es conocerlas y saber utilizarlas.

Los datos se traducen en oportunidades económicas. Son muchas las empresas que quieren crear valor añadido en la economía online. Conocer con los datos, dónde está la oferta y la demanda, por eso los sistemas que manipulan los grandes conglomerados de datos adquieren su importancia.

Los expertos coinciden que para que no se produzca intrusión en los datos de los usuarios hay que ofrecer un producto con un valor añadido y poner el máximo control de la información en sus manos.

6. Innovación

La innovación debe surgir de todos los departamentos de la compañía. Para generar nuevas ideas en el mercado es importante utilizar los conocimientos de los jóvenes emprendedores. En muchas ocasiones la innovación surge de la cultura del prueba y error. Como ocurre en Estados Unidos, donde se valora más el fracaso que el éxito empresarial, porque todo fallo sirve para mejorar.

7. Formato del contenido

La tendencia de la oferta de bienes y servicios en Internet se da en formato video. Las personas ya no queremos leer, sino recibir pequeñas cápsulas de información. Y si es en formato audiovisual mucho mejor.

El poder de un video bien grabado puede cambiar el negocio de una empresa. Es importante que las empresas hagan networking digital, creen contenidos vitales y los compartan en las redes sociales, como estrategia de marketing que les lleve al éxito.

El problema de fondo es que, en el ámbito empresarial, son muchas las empresas que crean estrategias estáticas, por lo que dejan de avanzar.

 

Imagen: @imlsdcc